LA EMOCIONES

 Las emociones son reacciones  psicofisiológicas que ocurren de manera automática y espontánea. Son transitorias y se reflejan en nuestro cuerpo a través de sensaciones corporales.

Si bien no podemos controlar lo que sentimos, si podemos elegir con quién compartimos nuestro tiempo, a qué tipo de información prestamos atención, a qué lugares vamos, etc.

Para movernos de un estado emocional a otro tenemos que sentir nuestras emociones. Si las ignoramos o reprimimos, estas no desaparecen, se estancan. Y tarde o temprano se terminan manifestando de una forma u otra a través de nuestro cuerpo.

LAS CUATRO EMOCIONES BÁSICAS

Emociones hay muchas pero hay unas consideradas básicas o primarias. Estas son: MIEDO, TRISTEZA, ENFADO y ALEGRÍA.

Es importante saber que no existen las emociones BUENAS o MALAS. Y que cada emoción tiene una función y valiosa información para nosotros.

EL MIEDO

El miedo nos sirve para protegernos y ser prudentes frente a un peligro real. El problema surge cuando nos encontramos frente a un peligro “No real” y el miedo nos paraliza e invade de tal forma que nos impide hacer aquello que deseamos o nos gustaría. En ese caso es importante aprender a gestionarlo y junto a nuestros miedos salir al mundo.

El miedo se puede ver en los ojos, hay miradas de auténtico pánico. El cuerpo se tensa, se acelera el corazón, temblamos…

 LA TRISTEZA

La tristeza es una emoción que nos sirve para elaborar los grandes o pequeños duelos de la vida (pérdida de un ser querido, cambio de casa, cambio de situación laboral, ruptura de una relación, abandono de los hijos de casa…). Es una emoción que nos lleva hacia adentro y facilita la reflexión.

Cuando nos sentimos triste el cuerpo se repliega, el pecho se cierra, la columna vertebral se encorva…nos lleva a recogernos, hacernos como una bolita y/o colocarnos en posición fetal. Nos apetece estar solos o con muy poquitas personas. En la tristeza hay ganas de llorar, hay lágrimas y sollozos.

EL ENFADO

El enfado es una emoción que nos lleva hacia afuera, nos sirve para poner límites, separarnos del otro y defender nuestros derechos. Nos ayuda a identificar lo que no nos gusta o molesta, a movernos de una situación frustrante y a decir NO.

El enfado en sí no es bueno ni malo, es una emoción que nos da valiosa información y un remanente de energía que podemos destinar a resolver el “problema” que nos enfada. Si no sabemos canalizar y gestionar esta energía podemos hacer daño al descargarla contra otra persona o hacernos daño a nosotros mismo si la contenemos.

Cuando nos enfadamos el cuerpo se tensa, la cara se pone roja, se aprietan las mandíbulas, se cierran los puños, aumenta la temperatura corporal. El cuerpo se prepara para pasar a la acción.

LA ALEGRIA

La alegría es una emoción que nos lleva hacia afuera, facilita el contacto con otras personas, nos lleva a compartir, a bailar, reír, jugar…

El problema surge cuando nos quedamos apegados a esta emoción (como a cualquier otra) y se acaba transformando en alegría fingida o falsa alegría, negando otras emociones o nuestra realidad.

Corporalmente la alegría se manifiesta en el PECHO (hacía afuera, dirección contraria de la tristeza que es hacia adentro), sube el calor, el entusiasmo y tendemos a sonreír. Hay una expansión y apertura corporal.

Para poder gestionar nuestras emociones, primero, tenemos que saber que estamos sintiendo.

Nuestro modo de vida y el ritmo social ajetreado nos lleva a ir en piloto automático puesto y a gran velocidad. Esto impide darnos cuenta de lo que nos está pasando.

Es importante darnos tiempo (aunque sea pequeños momentos durante el día) para detenernos, respirar con conciencia y SENTIR. Preguntarnos ¿Cómo estoy? ¿Qué estoy sintiendo? ¿Qué me está pasando? Y poco a poco ir afinando la escucha corporal, recuperando la sabiduría innata que reside en nuestro cuerpo y en nuestro interior.

Gabriela V. Fabón Arecchi

Terapeuta Gestalt y Corporal integrativa. Terapia individual y grupal. www.gabrielafabon.com

Facilitadora del grupo regular de TCI (Terapia corporal integrativa) en Cercle de Conciencia Tarragona www.centretarragona.es

Responsable: Cercle Gestalt TCI Tarragona, siendo la Finalidad; responder consultas. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en nuestro servidor de España. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@centretarragona.es. Para más información consulte nuestra política de privacidad

5 + 11 =

Centre Cercle Gestalt TCI Tarragona